Programa nuclear chileno: una irresponsabilidad informativa para asustar

El discreto programa nuclear chileno fue motivo de atención en estos últimos días. La cadena estadounidense ABC News informó, en un amplio programa televisivo, sobre un operativo conducido por agentes de Estados Unidos incautando material quemado, y otro sin mayor envergadura técnica ni científica, de dos reactores nucleares de investigación en Santiago de Chile. La operación, según el relator, estaba destinada a proteger material  sensible “apto para ser utilizado en armas nucleares” y que, con motivo del terremoto, existían riesgos de que cayera en manos terroristas.

El propósito podría ser en todo caso loable, aunque discutido y opinable, si por lo menos el material tuviera algún tipo de relevancia nuclear o si Chile enfrentara una situación similar a Pakistán o por los menos Yemen o Somalia. Está claro que Chile no es ninguno de los tres casos ni cualquiera otra posibilidad de inestabilidad. Tampoco es razonable que Chile fuera una hipótesis de acciones terroristas. En ese marco es difícil entender lo que se quiso demostrar sobre todo cuando Chile no dispone de material nuclear alguno susceptible de ser utilizado en un arma nuclear.

Resulta notable que la preocupación de Estados Unidos se concentre en un país como Chile que posee un reducido programa de investigación nuclear y sin planes anunciados de proyección sustantiva en el corto plazo. La irresponsabilidad del programa televisivo resulta preocupante, atribuyendo a fuentes técnicas estadounidenses haber señalado que se había incautado suficiente material para una bomba nuclear. A todas luces una información distorsiva que esconde otras intenciones. La Cumbre sobre Seguridad Nuclear que se celebró en Washington puede ser una que llevaba la necesidad de crear una atmósfera que no guarda relación alguna con el temor que se anunciaba en el programa de televisión. Puede no ser el único objetivo.

En cualquier caso son actos de irresponsabilidad informativa, inducidos o no, que pretenden crear cuadros de peligro sobre la actividad nuclear cuando no son reales. Nunca es bueno llevar a la realidad y a la política internacional una línea argumental salida de un libreto que parece más destinado a Hollywood que a informar con seriedad. La confusión que genera puede llevar a un descreimiento  sobre temas tan serios como delicados, que cuando exista un hecho real nadie le preste atención. Como la historia del pastor y sus ovejas.



[Facebook] [Google]

Tags: , , ,

E-mail | Permalink | Trackback | Post RSSRSS comment feed 1 Responses

Comentarios

Añadir comentario


 

  Country flag

biuquote
  • Comentario
  • Vista previa
Loading