Los riesgos de una intervención militar en Siria

Estados Unidos evalúa una intervención militar en Siria, con el uso de misiles crucero, al tiempo que Médicos sin Frontera aseguran que 3600 personas fueron atendidas en Damasco con graves e inequívocos síntomas neurotóxicos. El comunicado del prestigioso organismo no gubernamental indica que 355 personas fallecieron tras sufrir convulsiones, pupilas en blanco, pérdida de visión y dificultad de respirar en clara evidencia del uso de armas químicas en la guerra civil en Siria. Un hecho de guerra, que por su magnitud y gravedad humanitaria, representa una violación del derecho internacional humanitario y los Protocolos de Ginebra.
Una vez más, el gobierno y la oposición en Siria se acusan mutuamente por la responsabilidad de la masacre. La misión técnica de las Naciones Unidas que se encuentra investigando el uso de armas químicas en Alepo, ocurrido en marzo pasado, ha sido autorizada por el gobierno sirio para analizar los hechos denunciados en los suburbios de la capital. Sin embargo, tal autorización fue consecuencias de varias negociaciones, entre ellas, la de la Subsecretaria de Naciones Unidas para Desarme, Ángela Kane, que se encuentra en Damasco.
En un intento por culpar a las fuerzas rebeldes, la televisión siria informó que se habían incautado antídotos para la curación y profilaxis de intoxicación con sustancias químicas que pertenecían a la Coalición Nacional de la Oposición. Se indicó, asimismo, que los recipientes llevaban la inscripción “made in Saudi Arabia”.
La comprobación del uso de armas químicas podría implicar la intervención directa de Estados Unidos en el conflicto sirio sin que medie una decisión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Ya lo había advertido públicamente el Presidente norteamericano. Varios buques de la flota de la armada de Estados Unidos se encuentran en el Mediterráneo en condiciones de desembarcar y operar en Siria.
Rusia, por su parte, mantiene la disposición de apoyar al régimen sirio y cuenta con una base militar en el puerto sirio de Tartus, a 160 kilómetros de Damasco, que ha sido fortalecida con el aumento de efectivos de tierra. Rusia ya cuenta con aproximadamente 200 asesores militares y técnicos rusos asesorando a las fuerzas del Presidente Al Assad. Moscú niega que se trate de fuerzas especiales de combate. Sin embargo, las fuerzas aerotransportadas desde sus bases rusas se encuentran en estado de alerta.
El riesgo de una internacionalización de la guerra en Siria sería un hecho muy grave para la paz y la seguridad internacional como lo pone en evidencia la secuencia de actos militares o terroristas de las últimas horas como han sido las bombas con gas sarín sobre Damasco, los misiles contra Israel por parte de Herzbolah, ataques contra las fuerzas israelitas en las alturas del Golán y actos terroristas en el Líbano con coche bombas.
 



[Facebook] [Google]

Tags: , , , , , ,

E-mail | Permalink | Trackback | Post RSSRSS comment feed 1 Responses

Comentarios

Añadir comentario


 

  Country flag

biuquote
  • Comentario
  • Vista previa
Loading